Chiva, ha sido un honor


Resulta especialmente complicado sintetizar en una breve columna todo lo que pienso y siento. La decisión tomada, vaya por delante, no afecta políticamente ni al Gobierno Municipal ni a Izquierda Unida; formación política a la que pertenezco desde muchos años antes de haber sido cargo público. Se produce un simple relevo, sin más. Yo salgo, otra persona entra, el camino sigue. 

Han sido siete años desde que en junio de 2015 tomase posesión de mi acta como concejal del Ayuntamiento de Chiva, hasta que ahora, en junio de 2022, he decidido cerrar esta etapa de mi vida. Siete años de representante municipal, de los cuales cuatro al frente de Cultura, Educación e Igualdad y tres al frente de Desarrollo Urbano y Sostenibilidad. Siete años en los que, con errores y aciertos, he tratado de conseguir lo mejor para la mayoría social de mi pueblo. Cualquier discrepancia laboral o política, siempre ha estado al margen del ámbito personal y siempre ha estado compuesta por una buena dosis de valentía para hacer frente o decir basta a lo que tantas otras personas no han tenido el valor o directamente han sido cómplices. Las personas que más me conocen, son conscientes de que soy una persona muy emocional, para lo bueno y para lo malo, lo que me ha llevado a reír, llorar, sufrir y disfrutar mucho en esta etapa, pero siempre con la mejor de las voluntades, con el corazón, “dejándome el alma por un puñado de sueños”

Me voy con la cabeza alta y la conciencia tranquila, que ya es. Me voy agradecido a la inmensa mayoría de cargos públicos y a la inmensa mayoría de trabajadoras y trabajadores, por todo lo vivido. Me voy especialmente agradecido a la Asamblea local de IU, sin la que no hubiese vivido esta etapa, a las personas que en uno u otro momento nos disteis la confianza y, por supuesto, a mi querido compañero Quique, un ejemplo de sacrificio por la causa y por su pueblo. Vivo eternamente agradecido a mi madre, mi padre y mi hermana, por tantas cosas, y a mi compañera de vida, por el apoyo absoluto siempre. 

Tras estos siete apasionantes e intensos años, me encontraréis como tantas veces antes, durante y después de ser concejal, siendo uno más en la lucha por las causas justas, ejerciendo la tarea militante, la más satisfactoria de todas. Saldré a pegar carteles, participaré en asambleas y contribuiré humildemente a la elaboración de propuestas y proyectos que mejoren la vida de mi pueblo, pero desde un plano diferente. 

Ha sido un honor ser concejal de Chiva estos siete años. Nos vemos.

Manu Clemente Silla