Tenemos una cita


Hay fechas y fechas. Todo lo que gira en torno al 8 de marzo es indispensable para el progreso humano y no sólo porque las Naciones Unidas institucionalizasen la fecha en el año 1975, más bien por la lucha de Clara Zetkin y tantas otras, a veces reconocida, en muchas ocasiones no. 

Invisibilizar los cuidados, feminizar la pobreza, la mera existencia de las violencias machistas o la falta de libertades de identidad sexual, son síntomas de un sistema construido de una forma completamente injusta. Tener un salario inferior a tu compañero de trabajo por ser mujer, es sencillamente intolerable. 

Caminamos hacia este ocho de marzo celebrando que el Consejo de Ministras y Ministros del Gobierno de España ha puesto en marcha la nueva Ley de Libertad Sexual como un paso de gigante hacia la igualdad real, que entre otras cosas, llevará al código penal el “sólo sí es sí”. Luchar ha valido la alegría. Y lo sigue valiendo. 

“El feminismo no es sólo la lucha de las mujeres, es un prisma que amplifica nuestras luchas, interpelando directamente a las realidades materiales de quienes más sufren y creando alianzas y estrategias para cambiar las desigualdades que vivimos día a día la clase trabajadora.” 

¿Y qué mejor herramienta que la educativa para prevenir conductas no deseadas? A partir de 2015 se empezaron a desarrollar en Chiva unas programaciones institucionales estables de carácter feminista (charlas, cine, teatro, movilizaciones…) en torno al 8 de marzo, el 25 de noviembre y otras fechas significativas, que deben seguir siendo prioritarias. No obstante, el verdadero motor para la construcción de la igualdad real son las actividades y los talleres educativos que durante estos últimos años se han estado impartiendo en los centros escolares. Ahí es donde plantamos la semilla para aprender colectivamente con las nuevas generaciones a crecer en igualdad, poniendo un freno directo a todo lo demás. Esa debe ser la verdadera apuesta de futuro, el cambio estructural, la transformación social y no superficial. Es un deber social, no solo de las instituciones o las comunidades educativas; de todas y todos. 

Para visibilizar la lucha que debemos llevar a cabo y llevamos cada día del año, estos días tenemos una cita con el movimiento feminista. Nos vemos el viernes por la tarde en Ágora CCPS Chiva, con un coloquio entre mujeres que nos hablaran de sus experiencias vitales, además de la dinamización cultural que nunca falla. Y por supuesto, nos vemos el domingo en las calles

Manu Clemente Silla