Regenerar es crecer en calidad


Hoy mismo han dado comienzo en Gandia unas jornadas sobre regeneración y renovación urbana y rural, y rehabilitación y reformas de viviendas, entre otras cuestiones. Organizadas por el Ayuntamiento de Gandia y la Consellería de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, he asistido en calidad de Concejal de Desarrollo Urbano y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Chiva. Considero que es fundamental formar parte como municipio de toda actividad que nos permita estar en una dinámica de trabajo y movimiento a la altura de las exigencias que nuestro municipio reclama. 

Uno de los objetivos principales de las mismas es una meta compartida con Chiva Urban LAB: apostar por la regeneración urbana, de forma integrada y sostenible. Frente al crecimiento cuantitativo basado en la expansión física, optamos por no ampliar las ciudades. Estamos apostando decididamente por la mejora de lo que existe, lo que defino como un crecimiento cualitativo. Regenerar, es crecer en calidad. 

Apostar por la regeneración urbana significa no consumir más territorio, significa intervenir en el municipio y mejorarlo. Los retos demográficos y climáticos requieren de instituciones que no se queden atrás. Los entornos urbanos degradados o zonas residenciales sin algo tan básico como acceso al agua potable que tenemos en Chiva, son un objetivo prioritario en esta línea política. 

“El crecimiento de las ciudades y la industria es un fenómeno paralelo, pero mientras este último se ha beneficiado de todas las aportaciones de la tecnología, intervenciones del Estado e incluso de una cierta planificación en la mayoría de los países, las ciudades han experimentado un crecimiento aberrante, salvaje y desordenado, al margen de cualquier idea creativa o planificadora.” Esta frase de Henri Lefebvre nos hace reafirmarnos en la puesta en marcha de algo que ya se hemos iniciado, como son los primeros trámites para la redacción del primer Plan General que ordene urbanísticamente nuestro municipio. 

No obstante, debemos ser conscientes de las limitaciones económicas y de gestión que las entidades locales disponen. Por ello, va a ser decisiva la puesta en marcha del programa “Inquietud Urbana” en las próximas semanas en nuestro municipio. Su objetivo será realizar un seguimiento exhaustivo que permita difundir el conocimiento y acceso a ayudas públicas en este sentido, tanto para el propio Ayuntamiento como a nivel particular para toda la ciudadanía, asociaciones, comunidades de propiedad o tejido empresarial. El territorio valenciano multiplicó por veinte la recepción de fondos europeos desde que se editó una simple guía para su difusión, por citar un ejemplo que evidencia la importancia de dicho programa. 

Vamos a rescatar a Lefebvre para convertir las nuevas políticas urbanas en la recuperación del derecho a la ciudad. 

Manu Clemente Silla