ÁGORA es un buen principio


 
Uno de los principales quebraderos de cabeza de las organizaciones políticas es el diseño de métodos para captar la atención y canalizar el interés de la sociedad. En caso de conseguirse, es prácticamente inmediato un fortalecimiento de la estructura orgánica, con un posterior previsible incremento electoral y, en definitiva, una mayor capacidad de desarrollar los programas políticos. He ahí su importancia. 

Las estrategias comunicativas, las formas, son fundamentales; más si cabe en el actual contexto social que gira en torno al marketing. No obstante, no son menos importantes los espacios en los que se desarrolla la vida de una organización; debe considerarse una forma comunicativa también para con la sociedad. 

Las sedes políticas no despiertan hoy en día esa ilusión de hace unas décadas y el empeño por mantener enclaves tradicionales puede resultar hasta frustrante. Incluso la conversión de las sedes tradicionales en bares, tabernas o similares, también ha sido y es a día de hoy una realidad, aunque este modelo resulta más farragoso y puede presentar más inconvenientes que beneficios. Toda innovación tiene un mismo objetivo: la conexión con la ciudadanía. ¿En qué punto estamos? 

Ahora mismo la burocracia del partido puede (y debe) concentrarse en un reducido ámbito de oficina y con esta necesidad cubierta, superar los modelos tradicionales. 

Existe una auténtica efervescencia de apertura de espacios vinculados a la cultura. Infinidad de centros culturales, salas de exposiciones o galerías, están abriendo sus puertas y elaborando una agenda de ocio de calidad que llena las horas, los días y las semanas de una forma casi ajena a las instituciones públicas. Presentaciones de libros, exposiciones, tertulias, debates, arte, música en directo… ¿No debería ser este auge un punto de aprendizaje también para la política? 

Pues con ese espíritu ha nacido en Chiva un nuevo espacio abierto a todo el municipio, a toda la ciudadanía. Un centro cultural, político y social que quiere formar parte activa de la vida local. Este espacio fue ideado teniendo como eje de debate todo lo citado anteriormente durante mucho tiempo y a finales del año pasado, desde el colectivo de Chiva Unida EUPV-IU decidimos ponernos manos a la obra, buscar el espacio más adecuado y realizar las tareas pertinentes de bricolaje y pintura. Hace unas semanas, a principios de 2020 abrió sus puertas. 
 

 
Su nombre es ÁGORA centro cultural, político y social de Chiva y está ubicado en la calle Ejército Español, número 7 bajo izquierda. “Ágora” es el término por el que se designaba en la antigua Grecia a la plaza de las ciudades-estado griegas, donde se solía congregar la gente. Era un espacio para la cultura, la política y la vida social de la ciudadanía griega. 

En sus pocas semanas de vida pública, he visto trabajo voluntario a cambio de satisfacción personal, he asistido a la presentación de un libro que ha conseguido llenar la sala y generar un debate tan interesante como necesario. No han faltado también comidas y cenas que han servido para fortalecer las relaciones humanas que las pantallas intentan separar. He disfrutado de asambleas repletas de gente comprometida con el tiempo que les ha tocado vivir. También ha habido fiesta, por supuesto. Y lo mejor de todo, he escuchado llamadas de personas que se han interesado por organizar eventos en este espacio y llamadas de personas que han decidido formar parte de todo esto. Está para eso. 

La consolidación del éxito político de una organización dependerá de su utilidad como herramienta para la resolución de los problemas sociales, de la clase trabajadora en nuestro caso. No obstante, ÁGORA es un buen principio de un camino mucho más largo. 

Manu Clemente Silla