Bonne chance


El paso del tiempo ha ido dejando atrás las razones por las que muchas personas ahora pueden decir que el tiempo pasado siempre fue mejor.

Estoy escribiendo en un ordenador de pantalla táctil mientras me observa una Hispano Olivetti Lexicon 80 que ha quedado reducida a objeto decorativo en el despacho que estoy transitando en el Ayuntamiento estos años. Ni siquiera sé si funciona, si la retiraron por avería o por desuso, pero por alguna razón quise que estuviese ahí, me inspira su presencia. Como la lluvia de estos días.

Las cintas de cassette, las películas en VHS o los discos compactos CD-ROM, forman parte ya de la historia. Pero no seré yo quien incluya en esta lista a los discos de vinilo o a los libros de papel. Ni la lectura en un eBook ni mis listas en Spotify pueden aproximarse lo más mínimo al tacto y el olor del papel, al sonido rasgado que desprende la aguja del tocadiscos.

¿Qué hay de la correspondencia? El correo electrónico ha sustituido a las cartas en papel en un visto y no visto. Es algo que evidentemente comparto, por agilidad y sostenibilidad. No obstante, si no hablamos de la factura de la luz ni nos referimos al estricto trabajo, puede ser emocionante recibir una carta.

Tuve el placer de conocer a Maurice Leboutet, Alcalde socialista de Bosmie-l’Aiguille (Francia), y a su compañera Marie, en la primavera de 2019. Begoña y Roberto hicieron de anfitriones, no pueden ser mejores personas, como no existe mejor lugar que su hogar (no digo casa ni vivienda, digo hogar). Una pequeña mesa frente a los sofás, hacía de soporte al café y al té que acompañaba nuestra conversación. Os podéis imaginar que la política fue el ingrediente principal de la tertulia.

Por aquel entonces conversamos, entre otros temas, de Chiva, de la candidatura que habíamos gestado entre decenas de personas y del proyecto con el que nos presentábamos a mejorar la vida de nuestro pueblo en las elecciones municipales que teníamos a la vuelta de la esquina. Hablamos también de su dilatada experiencia como Alcalde y aprendí, como siempre intento pero no siempre consigo. Aprendí mucho escuchándole.

En estos últimos días, Roberto me hizo llegar una parte de su correspondencia. Era para mí. Algunos materiales del Ayuntamiento de Bosmie-l’Aiguille, la candidatura socialista que vuelve a encabezar Maurice, su carta a la ciudadanía y un mensaje de recuerdos dirigido a mí. Volví a recordar ese tiempo pasado. Abrir el sobre fue algo así como colocar la aguja sobre el vinilo. Leer sus palabras de puño y letra, como si el correo electrónico no tuviese razón de ser.

Sirvan estas líneas para darle, como él hizo conmigo, el mejor de mis deseos para las próximas municipales francesas en marzo. Fue un placer conocerle entonces y recibir su carta ahora. Será un placer volver a vernos pronto, siendo él reelegido Alcalde de su villa. Y que sigamos conectándonos con los pueblos de Europa para construir desde el municipalismo, un mundo más humano, justo y libre. Bonne chance, Maurice! 

Manu Clemente Silla